Reproche festivo al Cascamorras

Una multitud recibió ayer al Cascamorras en Guadix./TORCUATO FANDILA
Una multitud recibió ayer al Cascamorras en Guadix. / TORCUATO FANDILA

Guadix vive un nuevo 9 del 9 con Antonio Vera como protagonista

J. J. PÉREZ

9 del 9, así es de rotundo y cabalístico el Cascamorras accitano. Antonio Vera encarnó este año a Juan Pedernal en un nuevo intento de recuperar para Guadix la Virgen de la Piedad y van 529 intentos fallidos. La ciudad de Guadix brindó un festivo reproche a su emisario y agradeció con una carrera multitudinaria el gesto heroico del accitano.

La tarde comenzó lluviosa pero el cohete que anuncia la llegada del Cascamorras a la estación de ferrocarril accitana parece que dispersó las nubes y la amenaza de lluvia. Los colores ocres y azules se fundieron pronto con el de la almagra y desde el fondo de la avenida Buenos Aires el numeroso público que esperaba a Cascamorras pudo divisar una masa de gente en ese color uniforme que es característico de la fiesta en la ciudad de Guadix.

Javier López López anunciaba la llegada de la escolta del Cascamorras haciendo sonar su tambor una y otra vez, con ese sonido tan característico que pone el vello de punta para quienes esperan la llegada del Cascamorras. La bandera de la Virgen de la Piedad se iba turnando de mano en mano entre Jimesa, César Samaniego, Paco Baca, Pepe Heras, Miguel Delgado y Gregorio González, entre otros.

El mitad de la multitud apareció Antonio Vera como el director de una coreografía improvisada y, al mismo tiempo, repetida año tras año durante medio milenio. Los remolinos, los gritos, las carreras,... y Antonio Vera impuso a su orden al desordenado gentío. Solo la bandera se convirtió en un respiro de cuando en cuando para que Vera la tremolase y firmase sus sucesivas dedicatorias a su familia en el puente del río Guadix, al ya desaparecido Cascamorras Cheli en Santiago, a las niñas Elena y Paola,... y la última, en las puertas de San Miguel, a su hijo Rubén, por quien este año Vera cogió por sexta vez la porra de Juan Pedernal.

El presidente de la Hermandad de la Virgen de la Piedad, Juan López Lechuga, seguía la carrera con distancia y como siempre atento a las necesidades de la misma, pero con gesto tranquilo. También le acompañaban como escolta de lujo todos los Cascamorras de la edad de oro de esta fiesta: Jesús Samaniego, Maillo, Escudero, José Heras, Emilio Delgado, Rafa Vallecillos, Jesús Soria,...

Antonio Vera no sólo repartió golpes con su porra, también muchos besos y abrazos. Entre los más tiernos la de muchos jóvenes Cascamorreros, como Alba Pérez aún en brazos de sus padres. Algunos incluso podrán presumir de haber corrido su primer Cascamorras aún sin haber nacido, como Mario, que nacerá en diciembre, pero que su madre portaba una camiseta con el rótulo: «Bebé Cascamorero».

No faltaron las citas tradicionales del Cascamorras con el merengue de La Oriental, la visita al palacio episcopal y la visita al Ayuntamiento de Guadix, donde el alcalde accitano, Jesús Lorente, junto a otros miembros de la Corporación Municipal, lo recibieron para que desde el Balcón de los Corregidores, saludara al público presente.

La seguridad en la carrera estuvo garantizada en todo momento gracias al dispositivo especial puesto en marcha para la ocasión y que fue coordinado desde un Puesto de Mando Avanzado situado en la Plaza Julia Gemella Acci. Guardia Civil, Servicio de Emergencias 112 y Grupo de Emergencias de Andalucía (GREA), Policía Local, Bomberos, voluntarios de Protección Civil, sanitario, entre otros, formaron parte del dispositivo de seguridad cuyo gran trabajo hizo que la fiesta se desarrollara con normalidad.

Cascamorras Infantil

A la espera de la llegada del Cascamorras, los más pequeños disfrutaron a las doce del mediodía de su versión infantil. El Cascamorras de honor, Jesús Samaniego, repartió suaves golpes con su porra y besos por igual entre los numerosos niños y niños que le escoltaban. La versión infantil de la fiesta terminó en el parque Pedro Antonio, con la tradicional bandera. Los más pequeños pudieron seguir disfrutando de la fiesta con actividades paralelas e hinchables instalados en el parque.