Localizado el baño árabe público de Guadix

Localizado el baño árabe público de Guadix
Torcuato Fandila
CARLOS ASENJO SEDANOGuadix Correspondiente de la Real Academia de la Historia

Hace años localicé los dos baños públicos del Acci hispano romano, que, por una merced de los Reyes Católicos, datada en Almería, en 20 de noviembre de 1490, ( Arch. Osuna ), le donaron al alcayde de Almería, por los servicios prestados. Uno de estos baños lo sitúa el documento en la Almedina, (convento de la Concepción) y, el otro, en el arrabal de Alire (convento de Santiago ). Poco después pasarían a propiedad de la ciudad, uno, y de don Rodrigo de Mendoza, el otro. Pero el hecho de que en la época musulmana y tras la reconquista continuaran usándose estos baños –lo mismo que los cementerios o maqaber,– nos indica claramente que los modos de aquella sociedad no se modificaron mucho a lo largo de este tiempo a pesar de la llegada de los moros.

Y ahora, hete aquí que indagando en las catacumbas de la Catedral accitana, insospechadamente me encuentro con las apariencias encubiertas, las cuales, debidamente examinadas, me alumbran la existencia casi intacta del baño público de la época árabe transformado en cementerio tras la reconquista.

Comparado este baño con los de Ronda y el bañuelo de Granada, las diferencias, –que las hay–, no son muchas. Se trata de una nave central flanqueada a sus dos lados por otras dos naves en paralelo. Todo el espacio se distribuye mediante pilastras en cuadro, formadas por ladrillos cuadrados superpuestos, y que se enlazan la una con la contigua por medio de arcos escarzanos, siempre de ladrillo ad hoc, dejando dentro del cuadro, en la techumbre, bóvedas vaídas, a veces adornadas con nervaduras en cruz. Todo, menos la nave central longitudinal, –la que debió ser baño–, que aparece libre en toda su longitud. El conjunto recibe luz por un ventanuco ya que

las que recibiría, en su día, por el techo aparecen cegadas por el edificio, – el Sagrario–, construido sobre la estructura reseñada. Obviamente la solería es reciente así como el encalado de sus paredes y otras pequeñas restauraciones. El acceso a través de una especie de túnel abovedado.

Es curioso y sumamente interesante la distribución total de la planta, como digo con una nave central, y dos más a cada lado, y el tope frontal al extremo de la nave principal, ya que, a menor escala, es una réplica fiel de la planta de una mezquita, incluso en su alzado y cubierta, lo que quizá indique que el alarife autor del baño, –y tal vez de los análogos–, planeaba los mismos, o al menos éste, siguiendo la estructura en planta y alzado de la mezquita aljama, en este caso la mezquita aljama contigua de Wadias. Lo que de confirmarse, esto querría decir que el baño en cuestión, a escala reducida, repetiría la disposición en planta y alzado de la Mezquita Mayor que visitara J. Münzer en 1494, inmediatamente después de la reconquista, aún enhiesta. Una mezquita de la época almohade, y cuyas famosas sesenta columnas no sabemos cómo distribuir y colocar, y que quizá, ahora, con la ayuda de este baño, pudiéramos resolver.

En todo caso, los arabistas, seguramente que nos ayudarán a solucionar muchas de las incógnitas que sin duda plantea este baño. Pero lo que sí parece quedar claro es que la población indígena, la hispano romana, continuó viviendo entre sus tradiciones y hábitos sociales, incluso los religiosos, hasta fecha muy tardía, s. XII/XIII, en que los almorávides y almohades acaban, en parte, por islamizarla en lo tocante a lengua, a medias, y a religión, mientras el aparato de poder, muy minoritario forma un estamento aparte que no influye decisivamente en la estructura social e individual de la población indígena, compuesta, en su mayor parte, de los hijos, nietos y tataranietos, etc... de aquellos que se llamaban accitanos. Si se continuaban utilizando los dos baños romanos y los cementerios cristianos, ¿cómo el culto religioso cristiano, por su parte, iba a quedar completamente olvidado, si hasta muchos topónimos, especialmente relacionados con las iglesias, siguieron vivos, v.g. c/ Santa María la Mayor, callejón de la Cruz, la Magdalena, santa Catalina...etc., perduraron hasta la llegada de los Reyes Católicos? Y en la serranía se cuentan a docenas...