La Alcazaba permaneció cerrada durante treinta años. / sandra martínez

Guadix recuperará la entrada principal de la Alcazaba y hará una nueva excavación arqueológica

La segunda fase de actuación tiene un periodo máximo de ejecución de diez meses y cuenta con más de un millón de presupuesto

SANDRA MARTÍNEZ Guadix

La segunda fase de reconstrucción del entorno de la Alcazaba de Guadix consistirá en la recuperación de la Torre Puerta, la más alta de todo el recinto y donde se ubica la entrada principal del monumento. Asimismo, también se actuará sobre la muralla que falta por reforzar, la protección del entorno y la continuación de la excavación arqueológica en la explanada próxima a la entrada de la Torre Puerta, donde se espera encontrar una fuente y una alberca. Otro de los objetivos es hacer el monumento accesible también para personas con movilidad reducida, donde se incluirá el entorno de la plaza Pedro de Mendoza.

Respecto a la restauración de la Torre Puerta, el objetivo es eliminar los apuntalamientos que tiene desde hace 15 años y recuperar lo máximo posible su imagen. En este sentido, se realizará el acondicionamiento del espacio interno que hay a continuación de la misma y que aún tiene restos de las estructuras deportivas del antiguo seminario.

La principal intención es que en años sucesivos se pueda ir excavando todo el interior de la Alcazaba, así como cerrar el circuito peatonal que se creó desde la puerta norte para llegar hasta el acceso principal que se va a crear. También se va a acondicionar toda la ladera de conexión del recinto inferior con el superior, eliminando la escalinata de ladrillo y bloques de hormigón que permitía en la época del seminario el acceso al recinto superior.

La encargada de la dirección técnica del proyecto en la primera fase, Isabel Bestué, indicó que la primera fase tuvo una gran importancia porque, después de 30 años con la Alcazaba cerrada, se pudo abrir para ser visitada al público. «Esta actuación se basó principalmente en la recuperación de elementos que estaban bastante deteriorados», indicó. Los orígenes sobre la recuperación de la Alcazaba se remontan en Guadix a 1986. Sin embargo, las primeras actuaciones no llegaron hasta la década de los 2000. En este sentido, Bestué añadió que esta segunda fase tiene una gran importancia porque va a conseguir que todo el recinto sea accesible.

El concejal de Urbanismo, Joaquín Onieva, afirmó que se trata de la actuación que cuenta con un mayor desembolso económico, ya que tendrá una inversión en obra de 1.115.000 euros cofinanciada por el Ministerio de Fomento y el Ayuntamiento de Guadix. «El Ayuntamiento está haciendo una apuesta muy fuerte en la recuperación de la Alcazaba», afirmó el concejal, ya que el equipo de gobierno actual aportará una inversión de 450.000 euros para el desarrollo del proyecto.

«Esperamos que esto no termine aquí, sino que haya muchas más fases, para lo que este equipo seguirá poniendo y mostrando su empeño», añadió el alcalde de Guadix, Jesús Lorente, ya que para el desarrollo del proyecto se ha adquirido la casa del romerillo con la pretensión de liberar un espacio que pueda ser utilizado en las obras.

Por ello, el primer edil añadió que su objetivo es que el monumento de la Alcazaba recupere la potencia y la fortaleza que merece cuando uno pasea por sus inmediaciones para ofrecer este recurso no solo a los accitanos, sino también a los turistas

Por último, Isabel Bestué añadió que esta actuación no afectará a las inmediaciones de las viviendas ubicadas en los alrededores o de forma próxima a la parte de la Alcazaba sobre la que van a trabajar y que los vecinos de la zona pueden estar tranquilos al respecto