Aspecto actual del cementerio, sin árboles. / sandra martínez

La tala de los cipreses del cementerio divide a un pueblo de Granada

El ayuntamiento afirma que la eliminación de los árboles se realizó hace varios meses porque las raíces «causaban daños en las tumbas»

SANDRA MARTÍNEZ Benalúa de las Villas

La imagen del cementerio de Benalúa de las Villas, con diversos cipreses que proporcionaban sombra a numerosos de sus puntos, mostraba una organización desigual e incluso caótica, síntoma de su antigüedad. Sin embargo, esta ya no volverá a ser la misma, puesto que el ayuntamiento del municipio decidió hace cuatro meses cortar los árboles alegando que «perjudicaban» algunas tumbas porque estaban sacando de la tierra los nichos de los difuntos, algo que ha provocado la división de su población entre quienes están contentos con esta medida que venían demandando durante años y los que muestran indignación por lo sucedido con los árboles del lugar.

Por su parte, la teniente alcalde del Ayuntamiento de Benalúa de las Villas, Consuelo Morales, explicó a IDEALque la decisión se tomó después de años de demandas por parte de los ciudadanos que veían las tumbas de sus familiares dañadas por las raíces y que, entre estos, hay un «contento generalizado».

Sin embargo, diversos habitantes del pueblo han expresado su descontento y malestar por lo sucedido. «No ha quedado ninguno, han desaparecido cerca de 30 cipreses –explicó un vecino–. Puede que sea el único cementerio de España sin árboles. Han generado un auténtico destrozo, es el peor cementerio de los alrededores».

La ausencia de estos deja al lugar, que recibe sol durante todo el día, sin sombra. «Antes veníamos todas las mañanas. Ahora, tenemos que hacerlo por la tarde porque allí no hay quien pare», afirma una mujer que prefiere no dar su nombre por el revuelo que su queja pueda ocasionar en el pueblo. «La indignación viene porque han acabado con los árboles de forma gratuita y no se ha planteado otra solución al problema», agrega.

«Antes había algo de sombra. Ahora, imposible», explica a IDEALotra señora que, aunque no vive actualmente en el pueblo, sí acude a visitar las tumbas de sus padres. Según indica, antes el acceso al recinto era difícil, pero ahora resulta «imposible», ya que tienen que entrar agarrados de otras personas y hay peligro de caerse.

«No entendemos cómo han permitido que se corten los árboles, cuando se podrían haber dado otras soluciones. O, al menos, que no se hubiesen cortado todos». agrega. En este sentido, sugiere que se podrían haber ubicado en otro lugar o generado sombra de otra forma. «La mayoría de las personas que acuden a los cementerios son mayores, por lo que no se puede permitir esta situación», denuncia.

La plantación de cipreses en los cementerios se debe a que, al no tener las raíces muy superficiales, no suelen ocasionar desperfectos. Por este motivo, ante los daños que algunos de ellos hayan podido causar, los vecinos de Benalúa de las Villas afirman que se podría haber buscado otra alternativa que no fuese la tala de los árboles o que se hubiesen cortado los mínimos imprescindibles y no todos ellos.