Torre de Alcázar de Jérez del Marquesado. / torcuato fandila

Jérez inicia la reconstrucción de la estructura y la entrada de la Torre de Alcázar

La primera actuación se inició en 2021 y la fase actual tiene un periodo de ejecución de seis meses y un presupuesto de 25.000 euros

SANDRA MARTÍNEZ Jérez

Jérez aprueba la segunda fase del proyecto de recuperación de la Torre de Alcázar, que consiste en un cerramiento de la parte superior de la torre para que no se produzcan más derrumbes, sellamiento de todas las grietas, recrecimiento de la estructura hasta su estado natural, así como la reubicación de la puerta por su entrada principal.

La finalidad de la reconstrucción es que el monumento no siga deteriorándose, ya que este tenía cada vez un mayor número de grietas. «Lo que pretendemos es consolidar la estructura para que no continúe su deterioro y restaurar lo máximo posible lo que hay en ella», explicó el alcalde de Jérez, José Ángel Pereda. También indicó que en la parte interior se va a recuperar la planta, la bóveda o las escaleras que daban acceso a la parte superior.

En este sentido, como la Torre de Alcázar está dentro de un circuito de senderos ubicados en el Marquesado del Zenete, otro de los objetivos es que, una vez finalizada la actuación, pueda visitarse con un guía y se abra al público «para darle el valor que merece».

Antes de iniciar el proceso de recuperación, el interior de la torre estaba lleno de escombros de los derrumbes que se habían producido durante años. Posteriormente, en el inicio del proceso se hizo una excavación en los alrededores, donde se encontraron los restos humanos.

Las partes inferiores están en buen estado, lo que permite llevar a cabo la reconstrucción y refuerzo de sus muros. Además, se ha estudiado el estado de la cimentación y se ha limpiado la parte interior, llegando hasta las partes originales de la torre, por lo que se han asegurado las grietas para evitar otros derrumbes en la fase actual.

«La grieta que hasta ahora había servido de entrada, por su gran tamaño, se tapará y se pretende recuperar la puerta tradicional del recinto que da a la parte del barranco», añadió José Ángel Pereda. La actuación depende de una subvención procedente de la Diputación de Granada para la recuperación del patrimonio histórico y se han destinado 25.000 euros.

La importancia de la Torre de Alcázar es tal que es el símbolo que representa al municipio en el Marquesado del Zenete y está presente en su escudo. «Su reconstrucción ha sido una demanda pública a lo largo de los años con la principal pretensión de que no se derrumbara por completo. Esta restauración nos llena de ilusión ya que también incluye parte de la muralla que hay en la zona y supone poner en valor una historia y una cultura que nos lleva hasta nuestras raíces», sentenció el primer edil.

Restos humanos

Los restos humanos encontrados en excavaciones anteriores se encuentran actualmente en la Universidad de Granada y están siendo analizados con la técnica de la huella de carbono aunque por la orientación hacia la Meca en la que fueron encontrados se sabe que son restos musulmanes. Aunque no se ha podido determinar aún el siglo exacto al que pertenecen, se estima que los restos de las cuatro personas halladas sean del siglo XIV o XV. También se encontraron restos de cerámica prehistórica, así como hornos y parte del poblado que se asentaba en la zona.

Estudios anteriores aportaron información sobre la vida que se desarrollaba en el espacio, en el que se había asentado un pequeño pueblo que tenía su propio terreno de cultivo y de riego y que, actualmente, esta zona sigue formando parte de la vega del pueblo. Además, en él se encontró un asentamiento prehistórico de producción de cerámica.