21 horas 'tirados' en un área de servicio de Diezma por la avería de un autobús

21 horas 'tirados' en un área de servicio de Diezma por la avería de un autobús

Los pasajeros procedentes de Tánger tuvieron que esperar a que llegara otro vehículo para trasladarlos hasta Milán

JESÚS JAVIER PÉREZGuadix

Los pasajeros de un autobús marroquí que cubría la línea Tánger-Milán padecieron las consecuencias de una avería durante este domingo. La sustitución del autobús por uno de la propia empresa les obligó a permanecer casi veinte horas en un área de servicio en Diezma (Km 276 de la A92). La tardanza del nuevo autobús provocó que Guardia Civil y Cruz Roja tuvieran que atender a los pasajeros, entre los que se incluían hombres, mujeres y cuatro menores.

El mal trago para el pasaje comenzó a las ocho de la mañana este domingo y finalizó a las cinco de la madrugada. Los pasajeros llegaron a desesperarse e increpar a uno de los dos conductores del autobús que los transportaba. Los usuarios de la empresa se quejaban de las condiciones del vehículo que había puesto la empresa para cubrir una línea de largo recorrido.

Durante todo el día la Guardia Civil estuvo atendiendo a los viajeros, pero al llegar la noche y, ante la tardanza del nuevo autobús se barajó la posibilidad de ofrecerles alojamiento a través de Cruz Roja. Fueron los propios usuarios los que eligieron permanecer en el área de servicio para continuar su viaje tan pronto como se produjese la sustitución.

No obstante, Cruz Roja desplazó un equipo de diez personas, entre voluntarios y técnicos, para atender las necesidades básicas y sanitarias que el pasaje pudiese necesitar tras una parada no prevista y de tanta duración. Algunos de los usuarios del autobús eran diabéticos y también fueron atendidos algunos con dolor de cabeza. También se les ofreció comida y bebida.