La Guardia Civil investiga a un hombre por un incendio forestal en Benalúa

La Guardia Civil investiga a un hombre por un incendio forestal en Benalúa

El investigado estaba quemando restos agrícolas y el fuego se le descontroló y ardieron unos 2.000 metros cuadrados de masa forestal y monte bajo

R. I. GRANADA

La Guardia Civil ha puesto a disposición judicial en calidad de investigado a una persona, un vecino de Nigüelas de 68 años de edad, como presunto autor de un delito de incendio forestal en el término municipal de Benalúa.

El investigado estaba quemando restos de poda de olivo y el fuego se descontroló y acabó quemando unos 2000 metros cuadrados de masa forestal y monte bajo.

El incendio ocurrió el pasado día 21 de mayo de 2019. La Guardia Civil fue alertada de que había un incendio forestal en el paraje de Almaraes del término municipal de Benalúa. La patrulla del Seprona de Guadix se dirigió al lugar y comprobó que había dos focos en los que estaban trabajando en su extinción los Bomberos de Guadix.

Los agentes del Seprona localizaron dos puntos de inicio del fuego en la finca propiedad del investigado, y en ambos aún se apreciaban de restos de poda aún humeantes.

El investigado reconoció haber quemado ramas de olivo; pero manifestó que cuando abandonó la finca las hogueras estaban apagadas.

La Guardia Civil estima que actuó con negligencia y es presunto autor de una imprudencia grave al incumplir las condiciones generales y específicas de la quema establecidas en el Decreto 247/2001 de 13 de noviembre del Reglamento de Prevención y lucha contra los incendios forestales de la Junta de Andalucía.

El 95% de los incendios forestales son provocados por seres humanos, en su mayoría por negligencia. Por ello la Guardia Civil recomienda extremar las precauciones si se va a hacer una quema de restos agrícolas, o abortarla ante la más mínima duda, por ejemplo en un día de viento.

Prohibición total de uso del fuego

Desde el día 1 de junio y hasta el 15 de octubre se prohíbe totalmente el uso del fuego (hogueras, barbacoas, quemas agrícolas y forestales) en toda Andalucía; así como la circulación de vehículos a motor en las zonas forestales de la Comunidad Autónoma por el alto riesgo de incendio.

La finalidad de esta prohibición es evitar que cualquier negligencia pueda provocar un incendio forestal durante estos meses en los que, por sus características meteorológicas, el peligro y propagación de los incendios aumentan considerablemente.

La prohibición afecta a la quema de vegetación natural y residuos agrícolas y forestales; así como al uso del fuego para la preparación de comida, que tampoco podrá realizarse en zonas de acampada o zonas recreativas aunque estén acondicionadas para ello.

Igualmente, también queda prohibida la circulación de vehículos a motor en todos los terrenos forestales y zonas de influencia forestal, que son los terrenos no forestales (agrícolas y urbanos) situados a menos de 400 metros de los forestales.