Los trabajadores del ayuntamiento se han encargado de vallar la zona. / Sandra Martínez

Un desprendimiento obliga a cerrar el centro interpretativo de Beas de Guadix

Los vecinos de la zona cercana al cerro de las Cuevas de los Algarbes piden una solución inmediata al problema

SANDRA MARTÍNEZ Beas de Guadix

Un desprendimiento del cerro de las Cuevas de los Algarbes en Beas de Guadix el pasado viernes ha ocasionado el cierre del centro interpretativo del municipio y ha despertado el temor entre diez familias de la zona por la posible caída de rocas sobre sus casas. Hace doce años ya fueron desalojados porque parte del cerro se vino abajo sobre sus cuevas y algunas quedaron sepultadas.

Los trabajadores del ayuntamiento se han encargado de vallar la zona este fin de semana y de recoger parte de los trozos de tierra que se vinieron abajo. La alcaldesa de Beas de Guadix, Rosa Martínez, visitó durante la mañana del martes la zona afectada junto con el diputado de Asistencia a Municipios, Juan Antonio Palomino, y dos técnicos para evaluar la situación y el alcance de los hechos. La alcaldesa afirmó que, según los informes aportados por los técnicos, se procederá a estudiar la situación de las familias cercanas al lugar. «Estamos valorando lo sucedido para buscar soluciones definitivas», indicó el diputado de Asistencia a Municipios, aunque destacó que «no hay un tiempo determinado sobre cuánto puede durar la actuación».

Sin embargo, los vecinos afectados aseguraron a IDEAL que «esto lleva años produciéndose y que no reciben ninguna solución». Cuando llueve, muchos de ellos se van a casa de sus familiares por miedo a que la montaña de arcilla ubicada detrás de sus viviendas se venga abajo. «Esta situación nos da miedo. Este sitio no está para vivir, pero no tenemos dónde ir. Nos dijeron que lo arreglarían, pero estamos en el mismo punto que hace años», expresó José Antonio, uno de los residentes en la zona.

En numerosas ocasiones, el desprendimiento de rocas ha provocado desperfectos en sus ventanas y tejados. «Tenemos niños pequeños que, cuando llueve, están atemorizados por la caída de piedras. Vivimos prácticamente debajo del cerro y todo viene a dar a nuestros patios», añadió.

Tras la evaluación de los expertos, se decidió que la actuación inmediata consistirá en la contratación de una empresa que se encargue de la limpieza y la retirada de las partes del cerro que puedan desprenderse para evitar daños más graves a los sucedidos en esta ocasión.

Por su parte, la alcaldesa aseguró que las grietas que se aprecian en el cerro llevan mucho tiempo presentes y que eso no significa que se vayan a producir nuevos desprendimientos. Además, destacó que hace doce años los vecinos del lugar ya fueron evacuados también por la misma razón, pero que volvieron a sus casas por iniciativa propia, ya que no tenían otro lugar en el que poder vivir.

«Desde el ayuntamiento no podemos ofrecerles otra solución porque no contamos con espacios para realojarlos», expresó la primer edil. Por ello, han solicitado la ayuda de Diputación para encontrar una solución viable para las personas afectadas.

Por su parte, el centro interpretativo de las Cuevas de los Algarbes, que estaba abierto al público con cita previa, se mantendrá cerrado hasta que se terminen las labores de recuperación del espacio y se aporte un acondicionamiento seguro que permita la reanudación de las visitas.