El Centro Paleontológico habla a los visitantes de 'El Mundo Perdido' de Fonelas. / ideal

El Centro Paleontológico de Fonelas reabre sus puertas

El yacimiento atesora 3.500 fósiles de 25 especies de grandes mamíferos que vivieron en un mundo desaparecido hace 2 millones de años

SANDRA MARTÍNEZ Fonelas

El Centro Paleontológico de Fonelas reabrió la semana pasada sus puertas después de estar cerrada desde el inicio de la pandemia debido a diversas reparaciones que tuvieron que hacer y por las condiciones sanitarias y epidemiológicas a las que han estado sujetos por las visitas de los grupos o personas interesadas. Según fuentes del centro, en su reapertura están contando con una gran cantidad de reservas y hay visitas programadas prácticamente todos los días.

Estas visitas se organizan de forma adecuada siguiendo unas determinadas normas para evitar los contagios, por lo que se llevan a cabo en grupos burbuja. «La principal limitación con la que contamos es que no se pueden mezclar personas de diferentes grupos», agregaron las mismas fuentes.

Se trata de una infraestructura de campo perteneciente al Instituto Geológico y Minero de España (IGME), donde se integran actividades de investigación, divulgación y docencia en torno al yacimiento de grandes mamíferos de inicios del Pleistoceno de Fonelas. La primera fase de esta estación, el Centro Paleontológico Fonelas, se construyó en 2013 para salvaguardar el patrimonio paleontológico que alberga este yacimiento, así como para facilitar las actividades de investigación y divulgación en campo.

Según los investigadores, «es el más rico y diverso de los registros conocidos en la península Ibérica sobre el Pleistoceno Inferior», pues cuenta con 3.500 fósiles de 25 especies de grandes mamíferos. Además, este lugar es único para conocer cómo se produjo la fosilización y las migraciones asiáticas y africanas que renovaron de forma parcial los ecosistemas europeos.

En este sentido, en el ecosistema registrado en el yacimiento de Fonelas se pone de manifiesto la existencia de un «punto caliente» de biodiversidad en la Cuenca de Guadix en el pasado, que pudo haber estado constituido por entre 40.000 y 50.000 individuos entre carnívoros, herbívoros y omnívoros.

Este yacimiento es el único testimonio conservado de aquel maravilloso mundo natural, desaparecido hace 2 millones de años, en el que también habitaron las últimas tortugas gigantes terrestres de Europa.

Su identificación en este yacimiento, con una cronología de dos millones de años, permite interpretar que en esta época existió todavía una población residente de estos animales ancestrales, cuyos requisitos ambientales están relacionados con climas tropicales o subtropicales. Por estas razones, se conoce como 'El Mundo Perdido'.

Dentro del Geoparque

«Lo que tratamos de transmitir al público es un contexto general dentro del punto del Geoparque y de la cuenca de Guadix-Baza en la que nos encontramos los resultados obtenidos en el lugar y explicarlo de forma comprensible para todo tipo de público que acude al lugar», añadieron las fuentes del centro.

Asimismo, explicaron que antes de la pandemia recibían visitas por parte de diversos centros escolares y que, por ello, uno de sus principales objetivos en septiembre es volver a recuperar estas actividades siempre que se respeten las medidas de seguridad oportunas para evitar posibles contagios.