El Jueves Santo brilló más que el sol, pero incompleto

El Jueves Santo brilló más que el sol, pero incompleto

La Hermandad de Las Lágrimas suspendió su salida

Jesús Javier Pérez
JESÚS JAVIER PÉREZGuadix

La lluvia dio una tregua a primeras horas de la tarde de este Jueves Santo, pero engañó. A las siete, hora a la que tenía prevista su salida la hermandad de Las Lágrimas, una granizada cayó sobre Guadix. La hermandad se tomó veinte minutos para tomar una decisión, pero a esa hora se confirmaban los peores augurios y se daba la noticia de la suspensión de la salida a sus cofrades. La hermandad realizó un acto interno en el interior del templo de Santiago con una oración y una 'levantá' de los pasos de Jesús del Soberano Poder y María Santísima de Las Lágrimas.

La meteorología fue mucho más favorable para la hermandad del Nazareno, el Llavero que hizo posible que finalmente el Jueves Santo brillase más que el sol. La corporación presentó una importante lista de estrenos para este Jueves Santo entre los que destacaron los cuatro ángeles pasionistas de las esquinas del paso y los querubines de la peana del Señor. Todos son obra de Mariano Sánchez del Pino. Los ángeles de las esquinas son una donación de una familia de la cuadrilla de costaleros y los querubines de una familia de la Banda de Cornetas y Tambores Cristo de la Expiración, de Huéscar, que acompaña al paso. Uno de los querubines portó una trompeta y otro un costal en alusión a sus respectivos donantes. Estrenó también las coronillas doradas para las tulipas de los guardabrisas del paso en orfebrería.

La hermandad mantuvo el acto de imposición de las llaves a Jesús Nazareno, pese a que recientemente la clausura ha cerrado sus puertas. La persona encargada de subir a la peana para poner las llaves del convento en las manos del Nazareno fue Francisco Gabarrón, hermano de la corporación y miembro de una de las familias vinculadas varias generaciones a la hermandad. El paso abandonó el callejón del convento para iniciar su recorrido por las calles de Guadix a los sones del 'Ave María' de Caccini.

A las doce de la noche, ya en la madrugada del Viernes Santo, inició su recorrido el Cristo de la Luz en la procesión del Silencio, también desde la iglesia de Santiago.