Guadix vivió un Viernes Santo gris y triste

Guadix vivió un Viernes Santo gris y triste

J. J. PÉREZ

El Viernes Santo amaneció gris, triste. La ausencia de las cofradías en la mañana del día grande de la Semana Santa accitana se dejaba sentir a través de los cristales de la ventana. No se escuchaban las bandas a primera hora de la mañana acudiendo a los templos desde los que tendrían que salir las cofradías, no estaban abiertas las puertas de la catedral para visitar el monumento, no se reunía la gente en la plaza de la catedral para ver las cofradías a su paso por la carrera oficial. No obstante, algunas cocinas dejaban escapar el olor a la canela de las torrijas y a través de alguna ventana se escuchaban los sones de la marcha 'Amargura Accitana', que la Hermandad del Cristo de la Luz había solicitado hacer sonar al mediodía.

La Semana Santa se escapaba como cada tarde de Viernes Santo, pero no se veían las capas blancas de los hermanos del Descendimiento por la cañada de Los Perales arriba para acudir a su cita en la Ermita Nueva, ni se veían a los hermanos del Santo Sepulcro por la calle de la Gloria o las mantillas por la calle de San Miguel para acompañar a la Soledad. A las siete y media de la tarde la hermandad subió a la red un vídeo especial de la salida de este año 2020 con audio del Obispo, Francisco Jesús Orozco, en el encuentro con el Santo Sepulcro, grabado para la ocasión. A las ocho menos cuarto de la tarde los hermanos de la Soledad hicieron sonar desde sus casas la marcha 'Virgen del Valle' y a las nueve de la noche el 'Sálvame' que todos los años suena en el encuentro la Virgen con el Santo Sepulcro. Este año se pudo ver y escuchar un vídeo de la coral María Briz que ha grabado esta pieza en confinamiento.

Sábado Santo

La Hermandad de la Soledad Coronada no dejó pasar el Sábado Santo sin celebrar el tradicional 'Pésame a la Virgen', aunque fueron nuevamente las nuevas tecnologías las que acercaron a los devotos de la ciudad la imagen de la Virgen con un vídeo realizado para la ocasión con el rezo de los 'Siete Dolores' y que incluía un mensaje del obispo de la diócesis.