Sergio de Lope casa el flamenco con las cárcavas accitanas

Las cárcavas como escenario y la ciudad como telón de fondo de un concierto inolvidable.
Las cárcavas como escenario y la ciudad como telón de fondo de un concierto inolvidable. / Torcuato Fandila

El segundo concierto de la Guadix Clásica descubre un escenario "virgen para la música" e impresionante

Jesús Javier Pérez
JESÚS JAVIER PÉREZGuadix

El segundo concierto de la Guadix Clásica se desarrolló entre las cárcavas accitanas, los cerros arcillosos, en pleno barrio de las cuevas y en un terreno completamente virgen para la música. La flauta en manos del músico cordobés Sergio de Lope arrancó a la noche instantes mágicos. La velada musical se presentaba bajo el lema 'Flamenco y Territorio' y en él Sergio de Lope presentaba su trabajo 'A night in Utrera'.

El músico, acompañado de bajo eléctrico, guitarra, percusión y voz se reconoció casi al instante con el escenario y tal y como indicara el propio artista: "La música siempre nace y se desarrolla en un contexto", en este caso las cuevas accitanas. Sergio de Lope califica la experiencia de la conexión de su música con la naturaleza y el paisaje como "algo místico, espiritual y transcendental".

El flautista cordobés presentaba un trabajo que él mismo describía como "un alegato a favor de la impureza en la música, porque el concepto de la pureza en la música no existe". Sergio de Lope casó el flamenco, el jazz y el territorio en un único concierto con garbo, arte y cierta dosis adictiva en los ritmos de las bulerías, las alegrías o los tangos que se fusionaban para ser una sola experiencia musical. El intérprete aseguró que esa mezcla de flamenco con aires jazzísticos era el encuentro de "dos músicas geográficamente tan antagónicas que conviven en el mismo tema y suena tan natural".

Sorprendía la flamenquización de la flauta de Sergio de López, aunque el intérprete, defendía que los instrumentos no son flamencos o no, si no que es la impronta del propio artista la que le otorga al instrumento el matiz. "La flauta es una instrumento que se mueve dentro del flamenco, desde 1970 con Paco de Lucía, la flauta llegó al flamenco para quedarse; y yo me considero como uno de los herederos de esa iniciativa que quiero mantener".

La música estuvo precedida de una visita guiada por el paisaje de la ciudad de Guadix que partió del Teatro Romano 'Acci' una hora antes. La apuesta por el territorio llevó a poner en marcha una iniciativa vincular la Guadix Clásica con el patrimonio y el paisaje. El recorrido permitió recorrer e interpretar los principales iconos del paisaje accitano que desembocó en el imponente emplazamiento del concierto de Sergio de Lope, rodeado de los singulares badlands y en el barrio de las cuevas, principales símbolos del territorio accitano.

Fotos

Vídeos