Misericordia del barrio de Las Cuevas

fotogalería

El Crucificado en la plaza de Santiago con la luz de las bengalas. / Torcuato Fandila

  • El Cristo de la Misericordia volvió a protagonizar algunas de las estampas más bonitas de la Semana Santa accitana

El barrio de las Cuevas, por segunda vez en la Semana Santa, se convirtió en el centro de las miradas cofrades de Guadix. El Cristo de la Misericordia inició su procesión a las once de la noche. Cielo despejado y temperaturas agradables, algo más frías conforme avazaba la madrugada, animaron a numerosas personas a salir para acompañar al Cristo de la Misericordia en su víacrucis penitencial.

Tal y como recordó hace unas semanas el pregonero de la Semana Santa accitana, Juan de Dios Carrillo, e trata de una humilde procesión. El pregonero citó entonces a don Simón para resumir el sentimiento que despierta este momento de la pasión accitana: "Cristo de la Misericordia, humilde procesión, sobrecogedor viacrucis de penitencia, que conmueve al más duro corazón humano".

La procesión regala estampas que se reproducen un año tras otro, pero siguen teniendo gran magnetismo entre los que acuden a la cita cofrade. Las almenas de la Alcazaba árabe iluminadas por antorchas o el descenso del Cristo entre la luz de las bengalas desde la Puerta Alta a la plaza de Santiago son unas de las estampas más fotografiadas y reproducidas de la Semana Santa accitana.

La Hermandad tenía prevista su recogida a las dos de la madrugada de este Martes Santo en la iglesia de la Concepción.