Mons. Francisco Jesús Orozco ya es obispo de Guadix

Mons. Francisco Jesús Orozco ya es obispo de Guadix

Ha sido una celebración muy solemne y emotiva, a la que han asistido el nuncio, cuatro cardenales, cinco arzobispos, una quincena de obispos y dos centenares de sacerdotes

ANTONIO GÓMEZ

La diócesis de Guadix ya tiene obispo. En la mañana del sábado 22 de diciembre, la catedral accitana ha acogido la ordenación episcopal de Mons. Francisco Jesús Orozco Mengíbar y su toma de posesión de la diócesis de Guadix como obispo de la misma. Ha sido una celebración muy solemne y emotiva, a la que han asistido el nuncio, cuatro cardenales, cinco arzobispos, una quincena de obispos y dos centenares de sacerdotes. Entre los asistentes estaban el presidente y el secretario de la CEE, y el anterior obispo de Guadix y actual de Getafe, Mons. Ginés García. El arzobispo de Granada, Mons. Francisco Javier Martínez, ha sido el ministro consagrante principal. Los otros dos ministros principales han sido el arzobispo de Sevilla, Mons. Juan José Asenjo, y el obispo de Córdoba, Mons. Demetrio Fernández.

La celebración ha tenido lugar en el interior de la catedral, que se ha acondicionado para dar cabida a unas dos mil personas. Y el nuevo prelado se ha visto rodeado del cariño del millar de cordobeses que se han desplazado hasta Guadix para asistir a la ordenación. También han sido muchos los accitanos, de todos los pueblos de la diócesis, los que han querido vivir esta celebración tan especial, acompañando a su nuevo pastor.

Bienvenida

La celebración comenzó con las palabras de bienvenida del administrador diocesano, José Francisco Serrano, que recordó cómo «la Iglesia que camina en Guadix acogió su nombramiento con emoción y brotó en todos los diocesanos -laicos, religiosos, religiosas y sacerdotes- un espontáneo sentimiento de cariño hacia su persona y una profunda corriente de oración por su nuevo ministerio». Y presentó la diócesis de Guadix al nuevo obispo. Aunque pequeña en extensión, dijo, «descubrirá una diócesis grande: grande por historia; grande por su trabajo evangelizador en el pasado y en el presente; grande, sobre todo, por sus proyectos apostólicos de futuro».

José Francisco Serrano hizo referencia, también, a la rica historia bimilenaria de esta diócesis, a su rico patrimonio martirial a lo largo de tantos siglos y a los últimos obispos que han ejercido su ministerio en Guadix. Y terminó dando la bienvenida al nuevo obispo y expresando la fidelidad de esta diócesis: «Don Francisco Jesús, -dijo- cuente con nosotros en la tarea encomendada. Le necesitamos».

El nuncio de Su Santidad, Mons. Renzo Fratini, también saludó a los asistentes, en especial a José Francisco Serrano, que ha sido administrador diocesano durante los últimos ocho meses, y a Mons. Ginés García, que ha sido obispo de Guadix durante los últimos ocho años. Al nuevo obispo le dijo que la tarea episcopal que comienza es «ilusionante pero ardua». Y, sobre la diócesis de Guadix, comentó que es «una Iglesia particular ilustre por su historia de fe y por la santidad de tantos los accitanos».

Homilía

El ministro ordenante principal ha sido el arzobispo de Granada, Mons. Francisco Javier Martínez. En la homilía, vinculó la ordenación episcopal a la celebración de la Navidad, que la Iglesia se prepara a celebrar: no se entiende si no vinculada a la Encarnación del Señor, con todo lo que supone de compromiso y entrega, pero, también de epifanía y vida, vino a decir.

Mons. Martínez habló de tres realidades de esta diócesis de Guadix que exigen una respuesta, como Iglesia: la despoblación y el abandono de sus pueblos y de la agricultura, que invita a repensar de nuevo lo que significa el progreso humano; las migraciones, a las que «nuestras Iglesias tienen que dar una respuesta acorde con el Espíritu del Señor y realista en la apreciación de nuestras posibilidades»; y la juventud, a la que «has dedicado una parte bien grande de tu ministerio sacerdotal», le dijo, para concluir «no dejes ese ministerio con los jóvenes nunca».

El nuevo obispo

Tras la homilía tuvieron lugar los ritos de consagración episcopal -en los que el nuevo obispo ha recibido el báculo, el anillo, la mitra y el encargo de anunciar y ser fiel al Evangelio- y, finalmente, se ha sentado en la cátedra, ya como obispo de Guadix. Antes de terminar la Eucaristía, Mons. Francisco Jesús Orozco se ha dirigido a sus diocesanos a los que ha dicho «inicio, con alegría, la misión que acabo de recibir del mismo Cristo, por manos de los apóstoles, en la Iglesia»; y continuó diciendo «pido al Señor que mi ministerio sirva siempre para que el Pueblo de Dios, que camina en esta Iglesia particular, siga siempre fiel al magisterio del Papa y de los obispos en comunión con él»

En su alocución tuvo palabras de gratitud a quienes han sido sus obispos consagrantes, que acompañaron su sacerdocio en Córdoba: D. Javier Martínez, D. Juan José Asenjo y D. Demetrio Fernández. También expresó la alegría de poder compartir este ministerio apostólico con hermanos a los que estuvo «unido en el presbiterio diocesano de Córdoba: D. Santiago, obispo auxiliar de Sevilla, y D. Mario, obispo de Bilbao».

Y tras, agradecer la presencia de los que han asistido y el esfuerzo de los que han preparado la celebración, expresó « su plena disponibilidad»: «deseo que me permitáis caminar con vosotros, como un hermano envido por el Señor, que viene a unirse a los trabajos duros que lleváis adelante por el Evangelio y que quiere serviros y estar cerca especialmente d ellos más pobres y quienes peor lo pasan».

El obispo más joven

Con solo 48 años, Mons. Francisco Jesús Orozco es el obispo más joven de España, el tercero si se tienen en cuenta los obispos auxiliares. Nació en Villafranca de Córdoba y cursó estudios en la Universidad Pontificia de Comillas de Madrid y en la Universidad Lateranense de Roma, donde adquirió el título de Doctor en Teología. Ha sido párroco, delegado de pastoral juvenil, profesor de Teología, vicerrector del Seminario Menor, vicario territorial y, finalmente, vicario general.

Fue nombrado obispo por el Papa Francisco el 30 de octubre de 2018, un nombramiento muy esperado por la diócesis de Guadix, que llevaba unos 8 meses vacante. Desde ese día, ha manifestado en varias ocasiones que asume este ministerio desde su profundo amor a la Iglesia. Y así lo ha dejado ver, también, en la celebración de ordenación vivida en Guadix, con la que comienza una nueva etapa en su vida, ahora como obispo de Guadix.

Temas

Guadix
 

Fotos

Vídeos