Misión Joven: un verano diferente

Parte de los componentes de la expedición de la diócesisi. / IDEAL GUADIX

Chicos y chicas jóvenes podrán vivir una experiencia de misión en Honduras durante el verano, junto a los misioneros que la diócesis de Guadix tiene en aquel país

Jesús Javier Pérez
JESÚS JAVIER PÉREZGuadix

Ya quedan pocos días para que se inicie en la diócesis de Guadix una nueva experiencia pastoral: Misión Joven. Se trata de un proyecto que pretende llevar a jóvenes a Honduras, para que vivan allí una experiencia de misión con los misioneros que la diócesis accitana tiene en aquel país. Es una oportunidad para tener una experiencia vital inigualable, conocer una nueva cultura y, sobre todo, vivir un verano diferente, al tiempo que solidario. El primer grupo saldrá para Honduras el próximo 30 de julio y no volverán hasta finales de agosto. Hace unos días se reunían con el misionero Patricio Larrosa para preparar el viaje.

Este año solo son dos los jóvenes que van a marchar a Honduras: un chico de Guadix y una chica de Cortes de Baza. Irán acompañados por el director del secretariado de juventud, Antonio Jesús Marcos, y el vicario general, José Francisco Serrano. Los cuatro van abriendo caminos en una nueva experiencia que se repetirá todos los años y que, a buen seguro, irá sumando jóvenes que quieran vivir un verano diferente. Ya hay algunos que se lo están pensando para el año que viene.

Una vez en Honduras, los jóvenes que vayan podrán ayudar en la misión que la diócesis de Guadix tiene en Honduras. Cada uno lo hará aportando los conocimientos que tiene y sus habilidades. Habrá quienes ayuden en los colegios, enseñando a niños o profesores. Otros ejercerán sus conocimientos en sanidad, o sus habilidades en informática, o su trato con los jóvenes de allí,… o ayudarán a las familias más necesitadas. Todos serán muy útiles en Tegucigalpa, donde están los misioneros accitanos.

Pero no todo será trabajar. También habrá tiempo para conocer el país, la cultura hondureña y, sobre todo, convivir con aquellas familias a las que, seguro, se les acabará cogiendo mucho cariño.

En Honduras, la diócesis de Guadix tiene tres misioneros: Patricio Larrosa, que trabaja de manera especial en el campo de la educación y promoción humana; Ramón Martínez, que trabaja en el ámbito de la sanidad y atención a enfermos a los que nadie quiere; y Andrés Porcel, cuyo trabajo se desarrolla principalmente en el campo pastoral, en parroquias de las afueras de Tegucigalpa. Son tres experiencias muy distintas, en la capital hondureña, y que podrán conocer quienes vivan esta experiencia de Misión Joven.

El grupo que marcha este año a la Misión Joven se reunió recientemente con Patricio Larrosa, aprovechando que estaba en España, para preparar el viaje. Lo hicieron en el obispado de Guadix y el encuentro sirvió para programar la experiencia y concretar las acciones que cada uno va a realizar en Honduras. También sirvió para que los jóvenes conocieran a uno de los misioneros con los que van a trabajar. Así, cuando lleguen, sabrán que no están solos y que allí van a estar siempre acompañados de unos amigos a quienes conocen, que son de nuestra tierra y con los que van a vivir una experiencia, a buen seguro, inolvidable.

Fotos

Vídeos