El autor del crimen de Guadix confiesa tras ir a denunciar la desaparición de su mujer

La vivienda de la pareja fue precintada por la Guardia Civil. /TORCUATO FANDILA
La vivienda de la pareja fue precintada por la Guardia Civil. / TORCUATO FANDILA

Mató a su esposa a martillazos y enterró el cadáver lejos de la vivienda

CARLOS MORÁN Y QUICO CHIRINO

Pilar, de 57 años y vecina de Guadix, había ido a visitar a su madre y estuvo con ella hasta la una y media de la madrugada de ayer domingo. Después, su rastro se perdió y sus hijas, alarmadas por la desaparición, solicitaron a través de las redes sociales la colaboración ciudadana para intentar localizarla. También presentaron una denuncia ante la Guardia Civil de la localidad. La búsqueda terminó de la peor manera posible: ya de día, alrededor de las 15 horas, el marido de Pilar, de 74 años, confesaba ante los agentes del instituto armado del destacamento de Guadix que había matado a su pareja a martillazos y que la había enterrado en un paraje situado a un kilómetro de donde tuvo lugar el crimen.

Siguiendo, presuntamente, las indicaciones del homicida confeso, los investigadores localizaban el cuerpo de la infortunada mujer.

Se da la circunstancia de que el individuo en cuestión se había acercado hasta el cuartel de la Benemérita para denunciar la desaparición de Pilar con la intención, supuestamente, de alejar las sospechas de él.

Los guardias fueron junto al hombre hasta la casa que compartía con su mujer y observaron que había signos que delataban que podía haberse producido un incidente violento. Instantes más tarde, el sujeto confesaba que había matado a su esposa y conducía a los efectivos de la Guardia Civil hasta el lugar en que había enterrado el cadáver.

Según las fuentes consultadas por IDEAL, el cuerpo de Pilar presentaba varios golpes en la cabeza propinados con un martillo.

Tras levantamiento del cadáver, a las siete y media de la tarde de ayer, y una vez completadas las primeras pesquisas, todos los indicios apuntaban a un episodio de violencia de genero. De confirmarse este extremo, Pilar sería la primera víctima de la violencia machista en Granada y en Andalucía en lo que va de año, y la segunda en España.

MÁS INFORMACIÓN

Al parecer, y aunque este periódico no pudo contrastar la información con fuentes oficiales, no había antecedentes de maltrato en la pareja, aunque el hombre podría haber hostigado a una mujer con la que antes había tenido un relación sentimental.

La primera víctima mortal de la violencia machista en 2018 se produjo el 19 de enero. Se llamaba Jennifer Hernández Salas, tenía 46 años y fue asesinada a puñaladas por su expareja en la localidad tinerfeña de Los Realejos.

Un mensaje lleno de inquietud

Pilar, cuyo cadáver fue hallado ayer en Guadix –la ciudad en la que residía–, habría pasado ya a engrosar esa dramática lista de las mujeres víctimas del machismo.

La tragedia comenzó a gestarse la madrugada de este pasado domingo, cuando Pilar desapareció después de haber visitado a su madre. Cuando sus familiares descubrieron que faltaba, comenzaron a buscarla y alertaron a la Guardia Civil.

Como suele ser habitual en estos casos, los allegados de Pilar acudieron a las redes sociales para recabar toda la ayuda posible.

En este sentido, una de las hijas de la víctima colgó en Internet un mensaje teñido de inquietud y urgencia. «Por favor compartir!! Ha desaparecido mi madre desde anoche, se llama Pilar, no tiene ningún problema psicológico ni ningún tratamiento. Si la veis, llamad, es de Guadix (Granada)», decía el breve comunicado.

La casa en la que, presumiblemente, se produjo el crimen.
La casa en la que, presumiblemente, se produjo el crimen. / TORCUATO FANDILA

Las réplicas de amigos y conocidos comenzaron a llegar de inmediato. Todos daban ánimos a la familia y expresaban su confianza en que la desaparición tuviera un buen desenlace. Por desgracia, no fue eso lo que ocurrió. Pilar había muerto a manos de su marido, según la propia confesión del hombre.

El hijo, en libertad

A pesar de que el homicida se autoinculpó, la Guardia Civil también interrogó al hijo de este, pero finalmente quedó en libertad, según confirmaron las fuentes oficiales consultadas por este periódico.

Previsiblemente, el detenido pasará hoy a disposición judicial.

El último episodio de violencia de género registrado en Granada ocurrió el pasado 31 de diciembre y, por fortuna, no hubo que lamentar nada irreparable. No obstante, la víctima, una joven de 23 años, recibió al menos, tres puñaladas, una de ellas en la nuca, de su ex pareja sentimental en presencia de dos de los tres hijos menores que ambos tienen en común. Sucedió en la localidad de Pinos Puente.

La mujer logró salvar la vida de milagro. El supuesto agresor fue detenido y el juez lo mandó a prisión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos