Continúan las mediciones y los informes para aclarar la causa del accidente en la pirotecnia de Guadix

Agentes de la Guardia Civil inspeccionan la Pirotecnia María Angustias./JORGE PASTOR
Agentes de la Guardia Civil inspeccionan la Pirotecnia María Angustias. / JORGE PASTOR

A las diligencias de los dos grupos especializados se ha sumado la toma de declaración de testigos, trabajadores y responsables de la empresa

EFEGRANADA

La Guardia Civil continúa con las mediciones y la elaboración de informes técnicos para determinar las causas de la deflagración que el pasado 12 de noviembre afectó a una pirotecnia de Guadix y se saldó con tres fallecidos y tres heridos leves.

Fuentes de este cuerpo armado, que se hizo cargo de la investigación desde el suceso, han explicado que las mediciones, diligencias y comprobaciones para determinar las causas del siniestro continúan.

La explosión se produjo hace casi tres semanas y movilizó hasta la zona de la 'Pirotecnia María Angustias', ubicada en el Camino de Lugros, a un grupo de técnicos especialistas en desactivación de artefactos explosivos (Tedax) de la Guardia Civil, que trabajaron en la recopilación de datos junto a la Policía Judicial del mismo cuerpo.

Los Tedax se encargaron de inspeccionar las diferentes cuevas que componen la empresa y se destinan a almacenar carga explosiva y a recoger muestras, con las que se siguen haciendo mediciones para concluir las causas de la deflagración que le costó la vida a tres trabajadores y provocó lesiones leves en otras tres personas.

La pirotecnia sufrió la explosión, con una fuerte onda expansiva que provocó que se sintiera en diferentes municipios de la comarca de Guadix, poco después de las 18.30 horas del pasado 12 de noviembre.

A las diligencias de los dos grupos especializados se ha sumado la toma de declaración de testigos, trabajadores y responsables de la empresa que ayudará a redactar los informes finales, que podrían presentarse dentro de un par de semanas.

Tras el accidente, el Ayuntamiento de Guadix decretó tres días de luto oficial como muestra de consternación por la muerte de tres vecinos de 30, 52 y 55 años.

Tanto la alcaldesa del municipio, Inmaculada Olea, como un portavoz de la pirotecnia, José Luis Hernández, detallaron entonces que la empresa había pasado de manera reciente una inspección y que cumplía con todas las medidas de seguridad necesarias.

 

Fotos

Vídeos