Un conductor se queda encajado en la calle Duque de Gor siguiendo las indicaciones del GPS

El turismo ha llegado hasta el último tramo de escaleras de la calle. /Torcuato Fandila
El turismo ha llegado hasta el último tramo de escaleras de la calle. / Torcuato Fandila

La Policía Local ha realizado el test de alcoholemia al conductor y éste ha dado negativo

Jesús Javier Pérez
JESÚS JAVIER PÉREZGuadix

En pleno debate sobre la seguridad de los coches autónomos, está claro que tampoco la combinación de inteligencia artificial y mente humana parece ser la panacea. A primera hora de la mañana de este jueves los vecinos del centro de Guadix han sido testigos de como un turismo se ha quedado encajado en la calle duque de Gor, una de las escasísimas calles peatonales del casco histórico.

Se trataba de un conductor foráneo que ha sido burlado por su navegador GPS o ha pillado a los satélites en cambio de turno o él mismo se ha adelantado al “gire a la derecha” de la voz de Marta, siempre tan amable, pero tantas veces difícil de interpretar.

Resulta inexplicable que el coche haya llegado a ese punto de la calle Duque de Gor si es que procedía de la calle Doctor Tena Sicilia. El vehículo ha tenido que subir al bordillo de la acera, bajar tres tramos de escaleras y circular entre el poco espacio que dejan las farolas situadas en mitad del vial peatonal; todo ello antes de quedarse definitivamente empotrado en las escaleras.

La Policía Local de Guadix ha realizado el test de alcoholemia al conductor y éste ha dado negativo. Hay que señalar que por muy pocos metros el conductor casi lo ha conseguido, lo que pone de manifiesto su pericia al volante. Por tanto, la moraleja de esta historia es que no siempre hay que fiarse del GPS y que si te pide que te tires por un balcón, ruégale a Dios que sea bajito.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos