El Cascamorras Infantil inunda de color las calles de Guadix

La carrera infantil es cada año el prólogo de la carrera tradicional del Cascamorras. /Torcuato Fandila
La carrera infantil es cada año el prólogo de la carrera tradicional del Cascamorras. / Torcuato Fandila

El Cascamorras de honor, Jesús Samaniego, ha protagonizado una carrera multitudinaria

Jesús Javier Pérez
JESÚS JAVIER PÉREZGuadix

Un año más el Cascamorras infantil ha hecho las delicias de grandes y pequeños en una multitudinaria carrera encabeza por Jesús Samaniego, Cascamorras de Honor. La carrera ha inundado de color y de ilusión las calles de Guadix demostrando que la iniciativa sigue creciendo año tras año, de forma que se consolida una cantera que crece conociendo de primera mano la fiesta de la mejor manera posible: disfrutando con ella. En la versión infantil de la tradición, los confetis y serpentinas sustituyen a la pintura y la porra que usa Cascamorras es de gomaespuma. La carrera ha empezado a la doce del mediodía en el Palacio de Villalegre y ha finalizado en el parque municipal Pedro Antonio de Alarcón sin incidencias y sin que la lluvia haya hecho acto de presencia.

Este año se cumple la 528 edición del Cascamorras, la fiesta declarada como de Interés Turístico Internacional que comparten las ciudades de Guadix y Baza. Y aunque el Cascamorras Infantil es algo más reciente (este año cumple su octava edición) ya puede afirmarse que la cita se ha consolidado y garantiza un largo futuro gracias a la semilla sembrada en los pequeños cascamorreros que esta mañana lo han pasado en grande lanzando serpentinas y confetis al Cascamorras de Honor, Jesús Samaniego, quien ha repartido casi a partes iguales golpes con la porra de gomaespuma, besos y abrazos, así como un montón de fotos al final del recorrido.

La gran participación de esta mañana hace presagiar que la tradicional carrera del Cascamorras de esta tarde será igualmente participativa, esta vez ya sí con la tradicional pintura, con José Heras en el papel de Cascamorras y en su recorrido habitual con salida a las seis de la tarde desde la Estación.

La fiesta infantil arrancaba a las once de la mañana en el Palacio de Villalegre, donde se han realizado diversos talleres infantiles. También allí responsables municipales y miembros de la Hermandad de la Virgen de la Piedad han estado repartiendo los confetis, serpentinas y las típicas pañoletas con las que todos se adornan para la ocasión. No han faltado tampoco los encargados de encarnar al Cascamorras en ediciones anteriores. Y muchos visitantes que han tenido ocasión recorrer el patrimonio accitano desde una perspectiva diferente.

El recorrido, amenizado por la música de la Charanga Cristo del Perdón y el redoble del tambor de los jóvenes tamborileros de la Hermandad, ha discurrido por la calle Santa María del Buen Aire, Plaza de las Palomas, calle Ancha, calle Tena Sicilia y Avenida Medina Olmos para concluir en el parque. Durante el mismo, varias juras de bandera y muchos vítores al Cascamorras de Honor, que no ha escatimado besos para los más pequeños y poses para todo el que ha querido hacerse una foto con él. Para finalizar la mañana, los pequeños han podido disfrutar de los hinchables y juegos instalados en el propio Parque Municipal.

Policía Local, Protección Civil y Guardia Civil han sido los encargados de velar por que todo discurriera sin incidentes en esta edición que cuenta con un dispositivo especial de seguridad y que tendrá en la Plaza Julia Gemella Acci un Puesto de Mando Avanzado puesto en marcha por el Grupo de Emergencias de Andalucía del 112 que visitarán esta tarde, media hora antes de iniciarse la carrera, la delegada del Gobierno de la Junta en Granada, Sandra García, y la alcaldesa de la ciudad, Inmaculada Olea Laguna.

En definitiva, todo hace esperar que la fiesta, declarada de Interés Turístico Internacional y que celebra este año su 528 edición, cuente esta tarde con una excelente participación en la tradicional carrera que dará comienzo a las seis de la tarde desde la estación (Avenida Buenos Aires) para acabar en el templo de San Miguel con el siguiente recorrido: Estación de Tren, Carretera de Baza, Avda. Buenos Aires, Plaza de las Américas, Avda. Medina Olmos, Tena Sicilia, Tárrago y Mateos, Ancha, Caño de Santiago, Magistral Domínguez, Plaza de la Constitución, Plaza de la Catedral, Sta. María del Buen Aire, Concepción, Barradas, Puerta Alta, Cruz de Piedra, San Miguel, Real de Santo Domingo (despedida y jura de Bandera).

Se mantiene así más viva que nunca esta tradición centenaria que durante más de quinientos años llevan compartiendo las ciudades de Guadix y Baza. Según cuenta la tradición, el origen de esta historia se encuentra en Juan Pedernal, un accitano que se encontraba trabajando en el término municipal de Baza y que al dar un golpe en el desarrollo de su labor encontró la imagen de una Virgen que desde entonces se conoce como Virgen de la Piedad. Este hallazgo motivó un pequeño conflicto, porque su artífice consideraba, al ser él de Guadix, que la imagen debía llevarse a su ciudad. Mientras que había quienes alegaban que, al haberse encontrado en Baza, debía de permanecer allí.

El asunto tuvo que resolverse en los tribunales y finalmente se determinó que la imagen se quedaría en Baza pero que podría llevarse a Guadix si un emisario fuese capaz de llegar hasta el Templo de la Merced sin mancharse. Desde entonces un emisario accitano, el Cascamorras, intenta en vano cada 6 de septiembre recuperar la imagen, porque nunca es posible llegar sin pintar desde las afueras de Baza al Templo de la Merced. Por eso es también recibido por sus paisanos con pintura y agua a modo de represalia a su regreso a Guadix el día 9 de septiembre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos