Un Cascamorras de corazón

El Cascamorras posa con su bandera en una calle de Guadix./J. J. PÉREZ
El Cascamorras posa con su bandera en una calle de Guadix. / J. J. PÉREZ

Entrevista a José Heras, Cascamorras | El sucesor de Juan Pedernal recorre durante estos días Guadix antes de partir a Baza para intentar robar la Virgen de la Piedad

J. J. PÉREZGUADIX

Suena el redoble del tambor y en cuestión de segundos el público que llenas las terrazas de cualquier cafetería de Guadix giran la cabeza en busca del Cascamorras. Inmediatamente aparece él, vestido con el traje multicolor y acompañado de su bandera. El Cascamorras atiende con una sonrisa todas las solicitudes de sus seguidores, una foto aquí, un apretón de manos por allá, una felicitación. Siempre hay algún turista que se interesa por la feria.

José Manuel Heras Lupiani, que ese es el nombre completo de nuestro Cascamorras, no tiene ningún problema en agradar a seguidores de la fiesta y a curiosos. Y es que Heras es ante todo una persona entregada a los demás. Siempre se ha distinguido por su buen corazón y su amabilidad. Es una persona especialmente generosa y con una gran sensibilidad a los problemas de los demás. Su entrega al prójimo, al trabajo y ahora su dedicación a la fiesta del Cascamorras es algo que comparte con su novia, Irene Lozano Márquez.

En casa, José Heras se transforma en Jose, sin acento. Con su familia su espíritu de entrega y servicial sigue siendo el mismo que en la calle. «Hablar de Jose es hablar de corazón, porque en él todo gira en torno al corazón», dice su madre, Ana Lupiani. «Nunca lo verás enfadado, siempre está de buen humor», comenta su padre Pepe Heras. Con 28 años, es el segundo de tres hermanos. Ana es su hermana mayor y Alberto, el menor, el chico de la casa.

El fútbol es su pasión y ha militado en los equipos de las dos ciudades, Guadix y Baza

Mientras que se cumple el ritual de la cuestación por las calles y la Feria de Guadix, José Heras cuenta impaciente los días para el 6 de septiembre, la fecha de la primera de las dos carreras que afrontará este año, la de Baza. Después llegará Guadix el 9 de septiembre, la apoteosis final de su etapa como Cascamorras. A este joven de 28 años, cumplidos el pasado mes de abril, no le debe preocupar el reto físico que suponen estas dos carreras. José Heras es un deportista de alto nivel, licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte por la Universidad de Granada y la Université de Montpellier y Máster Oficial en Gestión Deportiva por la Universidad de Cataluña.

El deporte es su pasión, prácticamente no hay deporte que se le resista; ahí están sus resultados en las pruebas del Triatlón 'Ciudad de Guadix', un deporte en el que no es especialista, pero en el que ha logrado destacar. Ha trabajado como monitor de actividades dirigidas y entrenador personal, ha participado en la organización de la Universiada de Invierno de Granada en 2015, y en el Campeonato del Mundo de Freestyle y Snow Board en Sierra Nevada, entre otros eventos.

Pero el fútbol es su pasión, más allá de una mera afición. Los aficionados al fútbol lo conocen bien tras pasar por equipos como el Granada Atlético, el Granada 74 y los dos equipos de las dos ciudades protagonistas de la fiesta del Cascamorras: Guadix y Baza. Además de practicar, es un teórico del fútbol, algunos dicen que un filósofo del deporte del balón. Quizá los astros tengan algo que ver. Nació un 28 de abril, el mismo día, pero veinte años después, que el Cholo, Diego Simeone.

Tiene el título de Técnico Superior Deportivo en Fútbol nivel II (Federación Andaluza de Fútbol). Su pasión por el fútbol le llevó en el año 2014 a fundar el Club Deportivo Guadix Atlético. El equipo trabaja gestionando la cantera accitana y a través de él ha logrado transmitir su concepto del fútbol a los más pequeños y a sus familias.

Se implica y se entrega en cualquier trabajo que se proponga y eso también se deja ver en el éxito del club, que más que en marcadores se mide en apoyos. Con esta filosofía ha logrado vestir de celeste, el color del club, a más de 300 niños y niñas durante la temporada pasada y ha organizado a 15 equipos en diferentes categorías.

El club tiene como objetivo fundamental y prioritario la educación en valores deportivos y la formación de los jóvenes a través de la práctica deportiva, en este caso a través del fútbol. El club trabaja con sus jugadores pero también con sus familias con la intención de que los más pequeños exploten el lado lúdico del deporte.

La relación con el fútbol es algo que le ha transmitido su padre, Pepe Heras, también jugador en su juventud y que también militó muchos años en el Baza. Pero no es la única pasión que le ha transmitido su padre, Sanmiguelero de nacimiento, también la del Cascamorras. Cada 9 de septiembre, Pepe Heras es el encargado de llevar la bandera del Cascamorras ante el Ayuntamiento de Guadix. También lo hará este año, pero cuando se presente en la plaza no sólo estará anunciando que viene Cascamorras, también vendrá su hijo.

Pepe Heras llevó a su hijo, el actual Cascamorras, en hombros en el año 1994, cuando Jose sólo tenía cuatro años. Desde entonces solo ha faltado en tres ocasiones a su cita con la carrera de Guadix y siempre fue por alguna lesión o un problema de salud. De aquellos primeros años a los hombros de su padre, Jose recuerda el bullicio que se generaba en torno al Cascamorras y que él no alcanzaba a comprender. Cuando fue cumpliendo años comenzó a sacarle el gusto a esta fiesta y su interés corrió paralelo a la preocupación de su madre para que su afición no dejase huella en los pasillos de su casa camino de la ducha cada 9 de septiembre.

La carrera de Cascamorras en Baza tuvo que esperar. No fue hasta el año 2011 cuando la porra la tenía en sus manos Antonio Vera, cuando conoció el modo bastetano de vivir Cascamorras. Al igual que en Guadix, desde que conoció la fiesta no ha faltado nunca a ella.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos