Apoyo a las profesionales de los CMIM en la concentración contra la violencia de género de septiembre

La Plaza de las Palomas volvió a ser el punto de encuentro. / IDEAL GUADIX

Como es habitual en estas concentraciones mensuales, se dedicó un minuto de no silencio

Jesús Javier Pérez
JESÚS JAVIER PÉREZGuadix

“Las cifras oficiales hablan de 41 asesinadas, hablan de 6 menores asesinados por sus padres para hacer daño a sus madres. Pero no hablan de los 15 asesinatos de mujeres que están en investigación y de 3 asesinadas tras ser agredidas sexualmente”. Con estos datos iniciaba la alcaldesa de Guadix, Inmaculada Olea Laguna, la concentración mensual contra la violencia de género que se celebraba en la tarde de ayer lunes en la Plaza de la Constitución.

Un encuentro en el que se recordó que, a pesar de estar aprobado el pacto de estado, “aún seguimos viendo cómo no se trata como violencia de género las víctimas que no tengan o hayan tenido relación afectiva con los agresores”. Y en la que se habló también de la necesaria lucha contra la explotación sexual y la trata de personas. “El pasado sábado, 23 de septiembre, se celebraba el Día Mundial contra la Explotación Sexual y la Trata de Personas. Desde el pasado año hay contabilizadas 366 mujeres como víctimas de este delito”, señalaba también la alcaldesa en su lectura.

Aprovechando las nefastas declaraciones que han venido realizándose en redes sociales por parte de personas que están de parte del machismo, la alcaldesa accitana quiso manifestar el apoyo unánime de la corporación municipal a las profesionales que día a día trabajan en los Centros Municipales de Información a la Mujer, “escuchando y asesorando a mujeres a las que desde el momento en que entran por sus puertas perdidas y asustadas, hacen que se sientan acompañadas, ayudándoles a recuperar su dignidad. Seguiremos dando apoyo a todas las mujeres que lo necesiten y en esta tarea nos encontramos también a muchos hombres que entienden que tienen que implicarse en esta lucha”.

Como es habitual en estas concentraciones mensuales, se dedicó un minuto de no silencio a realizar lecturas que invitan a reflexionar sobre el significado y la repercusión de la violencia simbólica a través de ejemplos de actitudes machistas en medios de comunicación públicos; sobre la cosificación de las mujeres; o sobre la culpabilización que se ejerce sobre las mujeres víctimas de violencia de género en casos como el de Juan Rivas, entre otros.

Fotos

Vídeos