La alcaldesa de Guadix pierde la cuestión de confianza para aprobar las cuentas

La corporación accitana, en el pleno de ayer. /TORCUATO FANDILA
La corporación accitana, en el pleno de ayer. / TORCUATO FANDILA

Guadix tendrá presupuestos si en un mes no triunfa una moción de censura que requiere de un candidato apoyado por la oposición

J. J. PÉREZ GRANADA.

Ocurrió lo previsible: la cuestión de confianza planteada al pleno por la alcaldesa de Guadix, Inmaculada Olea (PSOE), fue rechazada con los votos en contra de los concejales del Partido Popular y de los dos concejales no adscritos, Manuel Poyatos y Rosi Requena. Obtuvo el respaldo de los seis concejales socialistas y del concejal de Gana Guadix. El concejal de IU Manuel Ortiz mantuvo su abstención.

Con este resultado se abre un plazo de un mes para que la oposición presente un candidato a la alcaldía y un documento de presupuestos, aunque la solución alternativa necesitará once votos. Si la propuesta no obtiene la respuesta necesaria, se producirá una aprobación automática de los presupuestos presentados por el equipo de gobierno. Con la distribución actual del salón de plenos, se antoja improbable que triunfe una alternativa que arrebate la alcaldía al PSOE.

En el desarrollo del pleno se planteó la responsabilidad de la oposición en la situación que se abre. Olea, tras hacer un detallado repaso de su gestión, aseguró confiar en la corporación y esa confianza «merece reciprocidad», advirtió. En su intervención cerrando el pleno, Olea retó abiertamente a la oposición a plantear una moción de censura y a presentar un presupuesto alternativo.

El Partido Popular trató de poner el acento en las deficiencias de la gestión durante el actual mandato municipal y su rechazo a los presupuestos de los que dijo habían nacido «enfermos».

Una parte importante de las miradas se centraron en el concejal Manuel Poyatos, quien inicialmente había condicionado su voto a favor de los presupuestos al reconocimiento extrajudicial de crédito. Sin embargo, y pese a su aprobación, el concejal mantuvo su voto en contra y reprochó al equipo de gobierno que se sobre él se cargase la responsabilidad de la aprobación de los presupuestos.

Enfocados a las elecciones

El concejal de IU, Manuel Ortiz, lamentó la situación que había llevado a la celebración del pleno y criticó que los discursos de la sesión plenaria estuviesen enfocados más a las «elecciones municipales» que a «aportar soluciones». El concejal de Gana Guadix, Eduardo Jiménez, justificó su voto a favor y aseguró que el planteamiento de su asamblea era «dar un paso adelante y pedimos a los demás que también lo hagan».

La concejala Rosi Requena, que dejó de pertenecer al grupo socialista el pasado martes, mantuvo el discurso que le llevó a separarse del equipo de gobierno, criticó la cesión de las competencias de Servicios Sociales y Patrimonio al concejal de Gana Guadix y pidió en sus dos intervenciones la dimisión de la alcaldesa.

Temas

Guadix

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos