Atletismo

Guadix mira al cielo ante la prueba del Melocotón

Un corredor llegando a la catedral antes de entrar en meta en una edición anterior./J. J. PÉREZ
Un corredor llegando a la catedral antes de entrar en meta en una edición anterior. / J. J. PÉREZ

Existe cierta previsión de lluvia para mañana que podría afectar al número de inscritos, alrededor de los 700 con Santiago y Petersson

José Ignacio Cejudo
JOSÉ IGNACIO CEJUDOGUADIX

Las calles de Guadix acogerán este domingo la XXXIII prueba del Melocotón, dentro del Gran Premio de Fondo Diputación de Granada. Además de correr, los participantes harán algo esa mañana: mirar al cielo y, de camino, la previsión meteorológica. Cabe la posibilidad de que llueva antes y durante la prueba, algo que puede mermar las inscripciones finales aunque también alivie la temperatura todavía alta este mes de septiembre. Se espera que acudan cerca de 700 corredores.

La del Melocotón es duodécima prueba del circuito y la segunda media maratón tras la de Ciudad de Baza. Es una prueba bastante exigente, no sólo por los 21 kilómetros que la componen. Los participantes saldrán a las diez de la mañana desde la Plaza de la Constitución, donde está ubicado el Ayuntamiento accitano. En esta salida se pasará por debajo del arco que aporta gran belleza a este punto. Durante su recorrido, alejándose del centro, se discurrirá por otras localidades anexas como la de Benalúa. El diseño del trazado es muy irregular y sinuoso, lo que le añade dificultad. Habrá cuatro puntos de avituallamiento en la primera mitad de carrera.

Quienes han competido la prueba del Melocotón la definen como 'muy rompepiernas'. Tras el paso por la avenida Medina Olmos la prueba se adentra en el emblemático barrio de las Cuevas. Los primeros kilómetros son un constante sube y baja hasta alcanzar la zona de Purullena. Ahí comienza una subida larga y pesada que se alargará hasta el séptimo kilómetro antes de tomar dirección a Bejarín, buscando la Azucarera alrededor de los kilómetros 12 y 13, un tramo más liviano al que sin embargo se llega ya faltos de energías.

El último tramo se realiza con una ligera inclinación cuesta arriba y en la avenida Buenos Aires que entra en Guadix. Ya en la ciudad, se busca la zona de la Catedral y la Plaza de la Constitución donde está ubicada la meta tras un ligero rodeo para completar el kilometraje final de media maratón. Como es tradición, la bolsa del corredor de la prueba incluirá unos riquísimos melocotones de Guadix.

La prueba resulta especialmente complicada por los condicionantes en torno a su ubicación en el calendario. Pocos participantes habrán preparado largas tiradas durante los meses de verano, por lo que pueden resentirse y sufrir durante la prueba y quizás abandonarla. La dureza del recorrido se hará sentir especialmente a partir del kilómetro 13 donde comienza un falso llano.

Favoritos

Los que no se lo perderán serán Manuel Santiago y Jessica Petersson. Tanto el último campeón como la olímpica danesa se encuentran muy próximos a certificar su condición de ganadores del circuito, a falta tan sólo de completar las diez pruebas obligatorias. Por sus características y condición de maratonianos, a ambos les beneficia la dureza.

Tras la del Melocotón, sólo quedarán tres pruebas por disputarse. Habrá que esperar dos domingos para reencontrarse en la del Trópico de Europa en Almuñécar para ya en octubre correr la Villa Romana de Salar sólo siete días después y a fin de mes, el día 21, la clásica de la Hispanidad en Santa Fe como broche.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos