Último adiós al lanteirano fallecido en el atentado de Barcelona

EFE

Se ha podido ver a mucha gente emocionada entre los asistentes al funeral, sobre todo cuando el público ha hecho un pasillo en la plaza para dejar salir de la iglesia a la familia entre aplausos

EFE Rubí (barcelona)
Lunes, 21 agosto 2017, 15:46

Cerca de un millar de personas se han despedido este lunes en Rubí en un emotivo funeral del niño de 3 años y de su tío-abuelo, natural de Lanteira (Granada), muertos en el atentado del pasado jueves en Las Ramblas de Barcelona.

La ceremonia, que se ha llevado a cabo en la iglesia de Sant Pere de Rubí, la ha oficiado el obispo de Terrassa (Barcelona), Josep Àngel Saiz Meneses, y ha contado con la presencia de autoridades como los consellers de la Presidencia y de Justicia, Josep Turull y Carles Mundó, respectivamente.

Mucho antes del inicio del funeral, la plaza Doctor Guardiet de Rubí, donde se encuentra la iglesia, ya estaba llena de vecinos que se han acercado para despedirse de los fallecidos, el niño Xavier M. y su tío-abuelo Francisco López, de 57 años.

La plaza estaba llena pero el silencio era el claro protagonista, un ambiente que se ha roto con los aplausos de los asistentes cuando los coches fúnebres con los dos fallecidos y los vehículos con la familia han llegado frente a la iglesia.

Los aplausos se han repetido en numerosas ocasiones, sobre todo cuando los dos ataúdes han entrado a la iglesia y cuando dos familiares han leído unas breves pero emotivas palabras de adiós.

La gran cantidad de vecinos que han asistido a la ceremonia ha dejado pequeña la iglesia y la mayoría de ellos se han tenido que quedar fuera de ella, razón por la cual la misa se ha podido escuchar a través de un altavoz desde la calle.

Durante toda la ceremonia, así como los instantes anteriores y posteriores, se ha podido ver a mucha gente emocionada entre los asistentes, sobre todo cuando el público ha hecho un pasillo en la plaza para dejar salir de la iglesia a la familia entre aplausos.

"Yo y todo el pueblo lo estamos pasando muy mal porque tenemos una angustia muy grande con lo que está pasando esta familia, y hoy hemos venido aquí a dar un mensaje de solidaridad y de paz", ha explicado Remei, una vecina que conoce a la familia afectada.

"Estamos aquí para dar un mensaje de rechazo al atentado y de acompañamiento a la familia porque están pasando momentos muy dolorosos", ha afirmado Neus, una vecina de Rubí que frecuentaba la tienda donde trabaja de dependienta la mujer del hombre fallecido.

De hecho, la tienda donde trabaja la mujer es la carnicería Milà, ubicada en el centro de la población y frecuentada por muchos vecinos del municipio, razón por la cual la familia es muy conocida entre la ciudadanía.

En el momento del atentado, los dos fallecidos también estaban acompañados por la mujer del hombre muerto, herida grave en los hechos y que aún se encuentra ingresada en el Hospital del Mar de Barcelona, así como de la madre del niño y su hija mayor, que también resultaron heridas pero que ya han sido dadas de alta.

La ceremonia también ha contado con la presencia de la alcaldesa de Rubí, Ana María Martínez, y con un fuerte despliegue policial de los Mossos d'Esquadra y de la Policía Local en los alrededores de la iglesia.

Secciones
Servicios