De la guerra a la fiesta, los Moros y Cristianos de Aldeire

fotogalería

Un momento de la representación en Aldeire. / Torcuato Fandila

  • La localidad de Aldeire celebra las fiestas de su patrona

Aldeire ha celebrado durante el pasado fin de semana las fiestas de la Virgen del Rosario. Los 'Moros y Cristianos' de esta localidad se convierten en la forma en la que esta localidad celebra esta fiesta. Sin embargo, no se trata de una celebración de moros y cristianos más, a la imagen de las celebraciones de otras latitudes, los de Aldeire tienen características que los hacen únicos.

Los orígenes de esta celebración se remontan al siglo XIX, cuando según la tradición, un maestro de la localidad dio cuerpo al texto del auto sacramental y comenzó la representación que casi todos los años se realiza, bien en el mes de mayo o en agosto, con motivo de las fiestas de la Virgen del Rosario, o más tarde en verano.

El momento más importante de la fiesta se vive el domingo con la representación. El auto sacramental consta de dos partes: la primera, por la mañana, donde los cristianos pierden el castillo tras ser vencidos por los moros, y la segunda, por la tarde, en que los cristianos desde la glorieta envían a Arcos, el embajador y Barceló para que les devuelvan el castillo y la bandera. La negativa lleva de nuevo a la guerra donde con el auxilio de la Virgen vencen a los moros. Estos con la ayuda de la Virgen se convierten, y finaliza como un triunfo de la patrona de la localidad.

La puesta en escena implica a toda la población del municipio. Como suele ser habitual muchos de los papeles han pasado de generación en generación a través de los miembros de las mismas familias. Los espectadores pueden disfrutar del espectacular vestuario en el que se ha cuidado hasta el último detalle y se ha tratado de ser fiel a las imágenes de cuadros y grabados.