Un vecino de La Peza deja morir de hambre a su yegua

Un vecino de La Peza deja morir de hambre a su yegua
  • El animal ha tenido que ser sacrificado por el fuerte dolor que sufría

La Guardia Civil ha tomado declaración en calidad de investigado no detenido a un vecino de La Peza por un presunto delito de maltrato de animales domésticos después de que la patrulla del Seprona de Guadix descubriera que este individuo no le había prestado los cuidados mínimos necesarios a su yegua, ni tampoco asistencia veterinaria para evitar que esta mueriera de hambre entre grandes dolores.

Una llamada anónima alertó a la Guardia Civil del sufrimiento de una yegua en uno de los cortijos que existen en la Rambla Paulenca, en el término municipal de Guadix. La patrulla del Seprona acudió donde se encontraba la yegua y descubrió que esta estaba tumbada en el suelo porque tenía los cascos deformados ya que no se los habían cortado durante mucho tiempo.

Los agentes del Seprona se pusieron en contacto con los veterinarios de la Oficina Comarcal Agraria de Guadix y con los responsables del Refugio del Burrito de Málaga para que un veterinario le prestara unos cuidados mínimos a este animal.

Desde este refugio enviaron a una veterinaria para atender a la yegua. La veterinaria tras revisarla informó a los agentes “que su estado corporal es de gran delgadez por el grado de dolor que tiene y por la dificultad para poder ponerse de pie”, todo ello derivado del “crecimiento de los cascos debido a que no ha tenido los cuidados necesarios de recorte desde hace al menos un año” y que “este crecimiento es tal que el casco se le ha clavado en la cara dorsal del menudillo y le ha provocado una gran herida”.

La veterinaria recomendó el sacrificio inmediato del animal “debido a su estado de salud, a la imposibilidad de recuperación y por el bienestar del animal”.