Alquife ofrece este sábado 'el palo' a su patrón

Alquife sorprende cada año con la explosiva ofreenda a su patrón.
Alquife sorprende cada año con la explosiva ofreenda a su patrón. / J. J. PÉREZ
  • San Hermenegildo recibirá este fin de semana la ofrenda más sonora y singular de la provincia con la que se pondrá el broche de oro a la procesión del santo

Pocos santos patronos de la comarca pueden pueden presumir de tener ofrendas tan explosivas como San Hermenegildo, patrón de Alquife. Un pueblo que se define por su relación con la minería también expresa su larga tradición con la pólvora a través de la ofrenda más ruidosa y que es el 'palo alquifeño'.

Este artefacto es un poste de unos 12 metros de altura rodeado en varias de capas de cohetes, en total, 3.000 que hacen explosión en unos diez segundos. En él se trabaja durante horas asegurando docena tras docena de cohetes. Una vez finalizado el trabajo se guarda en la biblioteca del pueblo y al término de la procesión los jóvenes lo recogen para ofrecerlo al patrón. El artefacto explosivo es portado a hombros y acompañado por la banda municipal hasta la plaza, lugar donde se ofrece a San Hermenegildo e, incluso, se prenden de él agradecimientos y promesas.

La juventud de Alquife hace su explosiva ofrenda cada año al término de la procesión.

La juventud de Alquife hace su explosiva ofrenda cada año al término de la procesión. / J. J. PÉREZ

Numerosas salvas de cohetes a lo largo del recorrido y el castillo de fuegos artificiales anunciarán este sábado durante el recorrido de la procesión, pero ninguna tan sonora como la explosión final con la que concluye cada año la procesión del 'Regaor', tal y como llaman los alquifeños a su patrón.

La emoción y la tensión conviven cada año con el recorrido del 'palo' desde la biblioteca hasta la plaza, donde es ofrecido primero al patrón y anclado después para prender casi al únisono los 3.000 cohetes que lleva prendidos.

Temas