Investigado por simular el secuestro de un compañero de clase para gastar una broma

Los hechos ocurrieron en marzo y el padre de la supuesta víctima denunció la llamada ante la Guardia Civil

R. I.

La Guardia Civil ha puesto a disposición judicial como investigado a un joven de 18 años residente en un pueblo de la comarca de Guadix por amenazas después de que llamara a un vecino para advertirle de que tenían secuestrado a su hijo, compañero suyo de clase, y de que le iban a pegar un tiro.

Según ha informado hoy la Guardia Civil, los hechos ocurrieron el pasado mes de marzo, y el investigado, de nacionalidad rumana y entonces menor de edad, pretendía al parecer gastar una broma.

El denunciante recibió una llamada telefónica desde un número oculto en la que le advertían que tenían secuestrado a su hijo y le amenazaban con hacerle daño y pegarle un tiro, sin que en ningún momento le pidieran dinero por dejarlo libre.

La víctima, asustada, salió rápidamente a denunciar el secuestro de su hijo, momento en el que se lo encontró en la puerta de su casa.

Pese al «alivio de verlo sano y salvo», decidió denunciar la llamada y las amenazas recibidas ante la Guardia Civil, que tras contactar con la compañía telefónica averiguó que el titular del teléfono era un ciudadano rumano, pero que la persona que realizó la llamada amenazante fue su hijo, compañero de clase del hijo del denunciante.

Según la Guardia Civil, la llamada pretendió ser una broma que al joven ahora investigado se le fue de las manos ya que en ningún momento advirtió a su compañero de clase ni al padre de éste de que todo era mentira.

La víctima presentó denuncia y el juzgado competente solicitó a la Guardia Civil que se hicieran las gestiones oportunas para averiguar al responsable de los hechos.

Cuando realizó la llamada, el joven era menor de edad, por lo que se ha dado cuenta de los hechos a la Fiscalía de Menores de Granada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos