Cogollos de Guadix despide el año con la tradicional 'Carretá'

Los últimos días del año se dedican a la recolección de la leña. /IDEAL GUADIX
Los últimos días del año se dedican a la recolección de la leña. / IDEAL GUADIX

La recolección de la leña protagoniza los últimos días del año

Jesús Javier Pérez
JESÚS JAVIER PÉREZGuadix

De todas las fiestas que se celebran España de Granada una de las más singulares e la llamada 'Carretá' de Cogollos de Guadix. Es una fiesta única en cuanto a su forma y en cuanto a la fecha de celebración.

La de la 'Carretá' es una tradición singular y única en todo el territorio español. En ella se aúnan elementos profanos y religiosos y supone tres días de fiesta para los vecinos de Cogollos de Guadix con los que se despide el año y se da la bienvenida al nuevo. Esta fiesta, cuyo origen es pagano, esta relacionada con los periodos cíclicos del tiempo (solsticios). Se genera a través de dos elementos de la naturaleza: el árbol y el fuego.

Es costumbre que el 30 de diciembre, los más jóvenes recojan leña en el monte. La población peregrina hasta un lugar donde, en sus inmediaciones, pudo existir una zona sagrada. Se cree que la configuración definitiva de la fiesta, cronológicamente, se situa tras la reconquista de la zona por los ejércitos cristianos (año 1489). La incorporación de elementos cristianos, como la imagen del Niño Jesús es posterior, en un intento de sincretismo.

En la fiesta de la Carretá se diferencia dos espacios, en primer lugar la sierra; lugar al que los mozos se dirigen y pasan el primer día de fiesta. En segundo lugar el pueblo en el que se produce el ritual de la plantación del árbol.

El viaje de los mozos al monte se considera de purificación. El ritual de la quema indica la pervivencia de un antiguo ritual de fuego, elemento que constituye una entidad asociada a lo que se cree por ser fundamentalmente desconocido.

La Fiesta de la Carretá es un ritual de solsticio de invierno; la fogata invernal destruye y purifica a la vez. En este ritual se superpuso posteriormente el nuevo fuego por la figura venerada del Niño Jeśus.

El árbol es uno de lo símbolos fundamentales de gran tradición, representa el estado del individuo con la raíces firmemente asentadas en la tierra; el tronco emergiendo de ella y las ramas apuntando al cielo. Como símbolo representa el eje del mundo y por lo tanto el nexo de unión entre los divino y lo humano.

El árbol tiene un protagonismo tan fuerte como la imagen venerada. La tala ritual del árbol sagrado es la faceta más significativa de la fiesta de la Carretá, simboliza la riqueza agrícola que se quiere proteger a través del árbol.

El último día del año esa leña que se ha preparado se carga en una carreta, que es la que precisamente da nombre a la tradición. La carga se corona con el pino adornado con frutos de la época y participa en la procesión del Niño Jesús. Los vecinos acompañan la carreta desde el monte al centro de Cogollos de Guadix.

Una vez que el carro de leña está en el casco urbano de la población comienza la segunda parte de la fiesta. La imagen del Niño Jesús es velada por los vecinos durante la última noche del año. Con esta intención se prepara los que lo que los vecinos denominan «el cuarto del Niño», una habitación especialmente decorada para la ocasión. A medianoche se prende fuego a la leña con la que se disipa todo lo malo del año. Según el alcalde, Eduardo Martos, es la fiesta es también una muestra más del espíritu hospitalario y acogedor de la localidad.

 

Fotos

Vídeos