Una anciana de Huéneja impide que comprueben si su hija, dada por desaparecida, está en su casa

Vista general de Huéneja. /TORCUATO FANDILA / IDEAL
Vista general de Huéneja. / TORCUATO FANDILA / IDEAL

Un hermano que vive en Cataluña denunció ante los Mossos que la mujer no respondía a sus llamadas y la Guardia Civil de Granada inició la búsqueda

CARLOS MORÁNGRANADA

La Guardia Civil de Guadix está investigando la misteriosa desaparición de una vecina de la localidad de Huéneja que, al parecer, sufre una enfermedad grave, pero se ha topado con un insospechado obstáculo: la madre nonagenaria de la mujer que permanece en paradero desconocido se ha negado a que los agentes del instituto armado accedan a su casa para comprobar si la hija está allí, según confirmaron ayer a IDEAL fuentes de la Benemérita.

Los medios consultados indicaron que los encargados de las pesquisas tratarán de contar con la aprobación de otro familiar de la desaparecida, que tiene unos cincuenta años, para entrar en la vivienda o, en su caso, solicitarán un permiso al juez.

«¡Ayúdame!»

Mientras tanto, la noticia de la extraña ausencia ya ha corrido por el pueblo, un municipio de poco más de mil habitantes situado a ochenta kilómetros de la capital granadina, y existe preocupación. Este periódico ha podido saber que algunos vecinos de Huéneja han llegado a distribuir carteles con la fotografía de la mujer en cuestión. El texto, escrito en primera persona, que acompaña a la imagen de la ausente es el siguiente: «Estoy en paradero desconocido desde hace días., nadie en Huéneja sabe de mí, solo que me vieron en Guadix hace unos días... Si me ves o sabes algo de mí, avisa; la Guardia Civil sabe que estoy desaparecida. Hay familia y vecinos que me echan de menos. ¡Ayúdame!».

Las alarmas saltaron cuando un hermano de la desaparecida que vive en Cataluña comenzó a inquietarse porque esta no respondía a sus llamadas. En este sentido, y en vista de que el silencio telefónico se prolongaba sin ningún motivo, decidió presentar una denuncia en una comisaría de los Mossos de Esquadra. Entonces, la policía autonómica catalana puso los hechos en conocimiento de la Guardia Civil de Granada, que, de inmediato, se hizo cargo de la investigación.

Ayer, agentes del instituto armado de Guadix se desplazaron hasta Huéneja para tratar de dar con un hilo del que tirar y aclarar el enigma. Así, se dirigieron a la casa de la madre de la mujer desaparecida, de unos noventa años, según indicaron las fuentes consultadas. Pero cuando los guardias le plantearon que les dejase comprobar si su hija se encontraba en la vivienda, la anciana rechazó franquearles el paso. Los investigadores insistieron en su petición, pero la negativa se mantuvo.

Un portavoz de la propia Guardia Civil precisó que ahora tienen dos alternativas para sortear el problema: esperar a que el denunciante, el hermano de la desaparecida, se desplace desde Cataluña hasta Huéneja para facilitar su labor o pedir permiso a un juez.

La vecina de Huéneja que está en paradero desconocido padece, al parecer, una grave enfermedad, de ahí que la preocupación de sus familiares y vecinos vaya en aumento. Nadie se atreve a aventurar qué es lo que ha sucedido, pero el desasosiego se ha adueñado del pequeño municipio granadino.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos