Y Santa Ana fue más Santa Ana

fotogalería

La plaza de Santa Ana se quedó pequeña un año más.

  • Este año la hermandad fue aún más Santa Ana, gracias a la modificación del itinerario de la cofradía e incluyendo las calles cercanas a la parroquia tanto en la ida a la catedral como a su vuelta

La sabiduría del centenario barrio de Santa Ana redujo las dimensiones de la puerta de su iglesia para hacer más difícil que Guadix viese este Martes Santo a Jesús bajo la humillación del flagelo. La plaza de la iglesia se estrecha para abrazar a María Santísima del Refugio. Este Martes, como todos los años, el gentío se agolpaba a las puertas de este templo para acompañar a esta hermandad que saca a todo el barrio a la calle.

Santa Ana es Flagelación y la Flagelación es Santa Ana. Este año la hermandad fue aún más Santa Ana, gracias a la modificación del itinerario de la cofradía e incluyendo las calles cercanas a la parroquia tanto en la ida a la catedral como a su vuelta.

La imponente imagen de Jesús atado a la columna es una obra atribuida a Diego de Vega, del círculo de Pablo de Rojas. Este año, el paso aparecía adornado por un clavel con una tonalidad entre el el rojo y el morado. El Cristo estrenaba potencias obra de Ofebrería Santos Campanario.

En el paso de palio se podía contemplar la dolorosa, obra de Francisco Romero Zafra. A lo largo de este año la corporación santanera celebra el 25 Aniversario de la incorporación de María Santísima del Refugio como titular. El palio se presentaba la noche de este Martes Santo con una importante remodelación en la que se pudo apreciar la remodelación del techo de palio y de las caídas con crestería. Modificaciones que permiten adivinar la intención de la hermandad de enriquecer este paso en los próximos años.

Al cierre de esta edición, la cofradía tenía previsto su recogida a la 1:00 horas de la madrugada.